Chi Kung: un camino hacia el auto conocimiento


También conocido como Qigong, qi gong, chi kung, or chi gung, es una técnica de origen chino que tiene como objetivo mejorar la salud del cuerpo a nivel mental, emocional y físico. El Chi Kung también suele usarse como terapia para distintos tipos de padecimientos en todos los niveles que comprenden al ser humano; esto incluye desde depresión hasta dolor de espalda, pasando por ansiedad o estrés.

 

Puedes probar activar tu respiración de forma consciente con estos ejercicios: El arte de la respiración

 

Al igual que con otras técnicas como yoga o kung fu, los ejercicios físicos y de respiración que se practican buscan mover la “energía vital” o “Chi” del cuerpo para distribuirla de tal manera que nos sintamos mejor, más plenos, relajados, atentos, presentes y acertivos. Conforme avanza la práctica se relaja la mente, la respiración y al final el cuerpo. Cuando esto sucede significa que el Chi está habitando de manera armónica nuestro cuerpo.

Como en otras disciplinas de este tipo, existen varios estilos de Chi Kung; algunos son más activos físicamente, otros se concentran más en la respiración, otros en la parte de artes marciales, etc. De alguna manera todos estos elementos están siempre combinados pero con mayor o menos énfasis. Cualquier persona puede practicar el Chi Kung y descubrir qué variante lo hace sentir mejor y más conectado consigo mismo.

Los movimientos pueden ser más, o menos suaves dependiendo del ejercicio, pero siempre deben hacerse combinándolos con la respiración. Conforme avanza la práctica, te sentirás mucho mejor, más sereno, centrado y con la capacidad de “controlar” y dirigir tu energía hacia donde tú quieras.

[Fotos: webmd]