Cómo meditar


Por las noches antes de acostarte practica lo siguiente:

 

Sigue estas instrucciones cuidadosamente y obtendrás un rápido resultado.

  1. Siéntate en una silla cómodamente, con la espira dorsal erecta. Es mejor, si puedes, sentarte en el suelo en la posición del sastre, “sobre un cojín” a fin de que tus piernas estén un poco más abajo que las asentaderas. Pero la espina debe estar erecta
  2. Haz tres o cuatro respiraciones profundas por la nariz y después relaja tu cuerpo, cuidando que no se doble la espina ni la cabeza se agache. Pon tus manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba.  Hay una extraña conexión en esto y sobre la cual tú nada conoces todavía. Continúa respirando suave, gentil y rítmicamente, sin hacer esfuerzo por la nariz y con la boca cerrada.
  3. Ahora haz con la mente lo que hiciste con tu cuerpo. Déjala ir. No trates de pensar. En este estado, toda clase de ideas surgirán a tu mente. No les prestes atención, déjalas que surjan. No resistas. Sigue quieto. Después de un tiempo, no obstante, toma posesión de ti mismo, y di, en voz baja, firme, lenta, pero audible: “PAZ…YO ESTOY EN PAZ…YO ESTOY CALMADO…YO ESTOY EN PAZ…PAZ…PAZ…PAZ…”
  4. Tan pronto como estés calmado, toma la negación y en firme y baja voz no audible para otros, repítela varias veces. El objeto de esto es “Calmar el fantasma” de las viejas ideas, para matarlas, porque ahora estás rechazando tu vieja forma de pensar en relación con la vida. NO TE PRECIPITES, detente, estate quieto, muy pacífico. Permite a la NEGACIÓN hundirse en ti. Si hubiese alguna tendencia de la mente a oponerse, nuevamente repite la NEGACIÓN.
  5. Ahora toma la AFIRMACIÓN, muy firme y resueltamente y dila en la misma forma. Haz tu tono decisivo, positivo, aunque reverente. Sigue QUIETO, MUY QUIETO y en PAZ, deja que la AFIRMACIÓN penetre en ti, ESPERA, ESCUCHA… después de alguna práctica, puede ser una semana, mes o más, tú escucharás una VOZ hablándote en el SILENCIO , ESA ES LA VOZ DE TU ALMA.

Conoce nuestro curso Iniciando en la meditación

NOTA.-  No te decepciones si al principio tu mente es difícil de controlar. Si tú obtienes cualquier progreso en la primera semana, alégrate y da gracias. Está seguro de que TODO VENDRÁ A SU TIEMPO PERFECTAMENTE. Si tienes alguna dificultad, siéntate e imagina que te estás mirando internamente y estás observando tu respiración. Nota cuán rítmica, cuán bella e imagina que la fuerza vital está viniendo a ti en cada inspiración que tomas, y ésta está recorriendo todo tu cuerpo, y estableciéndose dentro de ti como una Gran Luz.

 

Haz tu meditación siempre en el mismo lugar. Sabrás por qué más tarde. Si eres muy afortunado de escuchar la VOZ,  entiende que ésta es la VOZ DEL HOMBRE  ESPIRITUAL, es la VOZ hablándole al hombre físico. Esto, bien pudiera sacarte de tu estado de abstracción. No te importe, vuelve a empezar, y mantén siempre una actitud reverente y agradecida, aun cuando no fuese mucho tu progreso. Vas a aprender en forma tal como nunca antes, que la SABIDURÍA DIVINA de la cual formas parte conoce todo lo que debe ser conocido. Por esta razón, cuando te pones en contacto con ella conscientemente, no hay nada que no puedas conocer. Por ahora tu conexión con ella es inconsciente, instintiva.

 

Edwin J. Dingle
Pedro Espinosa de los Monteros