las siete heridas

Herida de rechazo (I)


El rechazo es una herida muy profunda porque quien se siente rechazado en su interior, siente como si no tuviera derecho a existir.

 

Está presente desde una edad muy temprana ya que se puede originar desde el mismo comienzo de la concepción al no ser un bebé deseado. Los bebés que llegan por accidente, o en caso de llegar del sexo contrario al deseado: se quería tener un niño y llega una niña; también hay mamás que no desean tener hijas ya que piensan que vienen a sufrir igual que ellas por ser mujeres. En el mismo momento que el bebé se siente rechazado comienza a crear una máscara de huida, esto quiere decir que tiende a desaparecer. Su cuerpo es delgado y parece que no ocupa mucho lugar , son las personas que quieren pasar desapercibidas, no ocupar mucho espacio, su cuerpo puede ser delgado, hasta frágil , a veces podría hasta pensarse que es un adulto en el cuerpo de un niño.

 

La sobreprotección también puede generar esta herida ya que el niño no se siente visto en sus propias necesidades , sino a través de las necesidades , miedos e inseguridades de sus propios padres. Vive en un mundo de fantasía , le cuesta trabajo estar en la realidad y se convertirá en un niño retraído, no causara problemas.

 

La herida de rechazo se genera con el progenitor del mismo sexo y la manera como es criado va formando sus creencias de él mismo y del mundo. El rechazo va generando una herida en el alma y un sentimiento de vergüenza en el niño que siente que hay algo malo en él: no soy lo suficientemente bueno, soy un error etc. El pensamiento del niño en las primeras edades es muy concreto, es blanco o es negro, me quiere no me quiere, soy bueno soy malo, está o no está, no hay puntos medios y el niño necesita a sus padres continuamente a través de toda su infancia.  Aunque en su actuar casi pasa desapercibido  sí quiere que sus padres lo vean , lo escuchen y sobre todo necesita sentirse aceptado por lo que  es; pero en muchas ocasiones se siente aceptado por lo que hace, lo que los lleva a ser  niños que buscan la perfección.  El no equivocarse , ser los mejores alumnos , sacar las mejores calificaciones , destacarse en algún deporte; sin embargo  nunca será suficiente lo que haga, su sentimiento de ser rechazado persistirá, y va creando una máscara protectora que distrae al yo verdadero de su dolor y su soledad ,  con el tiempo ese yo verdadero va desapareciendo encubierto por esta falsa personalidad y eso dificulta desarrollar una sana autoestima lo que se  refleja en problemas de dependencia y relación.

 

(continuará)

 

Patricia Ramírez Mejía

Logoterapia Constelaciones Familiares Biodescodificacion Terapia floral

Patirra08@hotmail.com 0445527276010