envejecimiento

Meditación y envejecimiento (II)


En el artículo anterior Deepak Chopra nos comparte los experimentos de Robert Keith Wallace acerca de la relación entre la meditación y el envejecimiento.

 

Wallace descubrió que, como grupo, los meditantes eran apreciablemente más jóvenes biológicamente, de lo que se esperaría de su edad cronológica La diferencia encontrada no era nada pequeña, al punto de que la mujer que obtuvo la mejor calificación resultó veinte años más joven que su edad cronológica. Lo extraordinario es que había una correlación muy estrecha entre la juventud relativa de las personas observadas, y el tiempo que éstas habían practicado la meditación.

 

Wallace pudo determinar una línea divisoria entre quienes habían meditado menos de cinco años y los que lo habían hecho cinco años o más. Las personas del primer grupo resultaban, en promedio, cinco años más jóvenes biológicamente, mientras que en el segundo grupo el promedio de juventud relativa era de doce años.  

 

Según otro estudio de apoyo que se realizó en Inglaterra, se calculó que cada año de meditación sistemática elimina aproximadamente un año de envejecimiento. otro resultado que impresionó fuertemente a Wallace y a sus colaboradores fue que los sujetos más viejos mostraban resultados tan buenos como los jóvenes. Un adulto típico de sesenta años de edad, que haya meditado cinco años o más puede tener una fisiología similar a la de una persona de cuarenta y ocho años.

 

Otra cuestión importante que surge de este notable estudio es que los sujetos no intentaban envejecer más despacio. Sencillamente estaban retirando una barrera invisible, después de lo cual los cambios físicos deseables sucedían por su propia cuenta.

 

Este florecimiento espontáneo parece no estar delimitado como muestra un estudio realizado en 1986 por la compañía de seguros Blue Cross Blue Shield, basado en dos mil  meditantes de Iowa, el cual mostró que éstos estaban mucho más sanos que la población norteamericana en su conjunto, en diecisiete líneas principales de enfermedades sería, tanto mentales como físicas.  

 

He aquí una  mejoría considerable. Por ejemplo, las hospitalizaciones por enfermedades cardiacas eran ochenta y siete por ciento menos frecuentes entre quienes meditaban, mientras que en lo referente a toda suerte de tumores, eran cincuenta por ciento menos frecuentes. Asimismo, se registraron impresionantes reducciones en las enfermedades del sistema respiratorio y del tracto digestivo, en la depresión clínica, etcétera. Si bien quien estudió se limitó tan sólo a un grup es una buena noticia para quien desee seguir un programa holístico de prevención.

 

En la fuente de la conciencia humana se encuentra un nivel supranormal de conciencia, que se puede volver normal, una vez que nos acostumbremos a experimentarlo.

 

Deepak Chopra

La curación cuántica