la tecnología en nuestras vidas

Rasgos humanos en peligro (II)


Debemos tener en cuenta la base de la atención, el músculo cognitivo que nos permite seguir un relato, completar una tarea, aprender o crear.

 

Como veremos, de alguna manera las interminables horas que los jóvenes pasan mirando aparatos electrónicos pueden ayudarlos a adquirir habilidades cognitivas específicas. Pero surgen preocupaciones y preguntas acerca de la posibilidad de que generen déficits en sus habilidades mentales fundamentales.

 

Una profesora del primer año de la escuela secundaria me dijo que durante muchos años consecutivos sus alumnos leyeron el mismo libro: Mythology de edith Hamilton, y que siempre les había encantado. pero desde hace cinco años “ los chicos están menos interesados, incluso a los grupos de buen rendimiento les resulta difícil la lectura, dicen que las oraciones son muy complicadas, que les lleva mucho tiempo leer una página”.

 

Ahora ella se pregunta si ha habilidad de sus alumnos para leer se ha limitado debido a los mensajes breves y fragmentados que reciben en sus teléfonos celulares. Uno de los alumnos confesó que el año anterior había pasado dos mil horas dedicado a los videojuegos. “Es difícil enseñar reglas gramaticales cuando tu competidor el World of Warcraft”, señala la docente.

 

Taiwán, Corea y otros países asiáticos consideran que la adicción de los jóvenes a Internet – es decir, a los videojuegos, las redes sociales y las realidades virtuales – aísla a la juventud y provoca una crisis en la salud de la nación.

 

Alrededor del 8% de los jugadores estadounidenses de 8 a 18 años parecen concordar con el criterio psiquiátrico que diagnostica una adicción.

 

Estudios cerebrales revela que mientras estos jóvenes juegan, se producen en su sistema neural de recompensa cambios semejantes a los hallados en alcohólicos y adictos a las drogas.

 

Circulan historias de horror sobre jugadores adictos que duermen todo el día, juegan toda la noche, raramente interrumpen esa actividad para comer o asearse e incluso reaccionan con violencia cuando la familia intenta detenerlos.

 

Una relación exige atención mutua. Debido al océano de distracciones en que navegamos a diario, hoy más que nunca es necesario hacer un esfuerzo para lograr rasgos de humanidad.

 

Daniel Goleman

Focus