10 razones para dejar de juzgar a las personas


 Juzgar es un mal hábito que la mayoría de las personas siguen todos los días. Esta práctica no es precisamente algo positivo ni que nos traiga algo bueno a nuestro día a día. Aunque existen infinitas razones para dejar de hacerlo, te damos 10 que te harán reflexionar en tu manera de actuar.

1. Equivocarse es humano 

Nadie es perfecto y todos cometemos errores. Si no nos equivocáramos, no aprenderíamos muchas cosas ni seríamos como somos ahora. Honra tus errores así como deberías permitir que los demás honren a los suyos.

Date cuenta de qué tanto juzgas y cuánta de tu energía podrías ahorrar en ello. Nuestro curso Una guía para la autoobservación consciente (curso) te ayudará a lograrlo.

 2. Nunca sabes por lo que están pasando los demás

Es muy fácil juzgar a los otros porque muchas veces no sabes por lo que otros están pasando. A veces no tenemos la capacidad de entender en dónde están parados los demás hasta que nos sucede.

3. Todos somos diferentes

La vida tiene infinitas perspectivas y todos podemos ver las cosas desde distintos ángulos. Permite que otros, así como tú, actúen desde el cristal desde donde están mirando.

4. Un día podrías estar en la misma situación

Nunca sabes lo que sienten los demás hasta que están en sus zapatos. En ese momento sentirás compasión y entendimiento y esperarás que los demás hagan lo mismo por ti cuando te encuentres en una dificultad.

5. Porque juzgar no sirve de nada

Puedes juzgar sin parar pero, eso no te llevará a ningún lado ni cambiará la vida de otras personas. Puedes dar tu punto de vista pero de forma compasiva y sin imponerte. Juzgar es diferente a ayudar y en vez de criticar de forma destructiva, podrías dar tu apoyo de manera constructiva.

6. Desgastas tu energía en algo que no vale la pena

Además de que juzgar no tiene un objetivo positivo, utilizas tu energía en algo que en realidad no te compete, te desgasta y podría ser mejor aprovechado en algo útil que realmente necesites.

7. Las cosas no son lo que parecen

Muchas veces vemos desde afuera una pequeña parte de lo que estamos juzgando pero no sabemos realmente qué está sucediendo ni por qué. Antes de juzgar, piensa que no conoces el problema.

8. No te gustaría que te hicieran lo mismo

A todos nos pasa que no nos gusta cuando los demás nos critican o nos tratan mal pero, a pesar de que esperamos que otros no lo hagan, nosotros no pensamos en dejar de hacerlo.

9. Juzgar no habla bien de quién eres

No hay ningún beneficio en juzgar y todas las personas que se den cuenta de que lo haces, sabrán que estás invadido de prejuicios y que, en cuanto se presente la oportunidad, juzgarás también a tus amigos o seres queridos. ¿Esa es la imagen que quieres proyectar de ti mismo?

10. Es mejor observarse a uno mismo

Si en vez de mirar a otros lados nos concentráramos en lo que nosotros decimos o hacemos, el mundo podría ser muy diferente. Preocupémonos por lo que nosotros hacemos y no por cómo criticar a los demás.

[Fuente: tusbuenosmomentos] [Fotos: pixabay]