Meditar Oficina Trabajo

Técnicas de respiración para mejorar tu concentración


El poder de la respiración te ayuda en varias situaciones. Hay momentos en la vida, en los cuales, requerirás mucha más concentración que nunca. Tu cuerpo necesita de una cantidad considerable de oxígeno para agudizar la mente y, estas técnicas de respiración, te ayudarán en ese propósito. Pruébalas y notarás que estarás más enfocado en lo que estés haciendo.

Conoce más sobre otras valiosas formas de respirar en nuestro Curso: El Arte de la Respiración.

  • Inhala grandes cantidades de aire y exhálalas con lentitud, si en tu caso, sufres de nerviosismo por un evento importante. Esto calmará tu mente y reducirá toda la ansiedad que lleves en tu cuerpo. Repítelas varias veces hasta que sientas que estás equilibrado de nuevo.
  • Cierra los ojos y enfócate en tu respiración cuando te sientas demasiado distraído con lo que te rodea y necesites concentración para llevar a cabo una tarea. Al utilizar la respiración como nueva “distracción”, tu mente dejará de responder a los diversos estímulos y podrás regresar a lo que estabas realizando.
  • Cuando tu cerebro esté dando vueltas, impidiendo tu concentración, intenta la técnica de las fosas nasales. Comienza tapándote la fosa nasal derecha con tu dedo pulgar e inhala, después deberás mantener el aire, tapar la fosa contraria y exhalar tranquilamente. Esto logrará que tu mente deje de sentirse agitada.
  • Realizar la respiración con pausas, es una clave importante para poder conseguir la concentración que necesitas. Toma tu tiempo en cada inhalación y en su exhalación correspondiente, la siguiente vez que lo hagas, debes hacer que dure más y así hasta que veas que ya no puedas. Poco a poco tu enfoque regresará y hasta tu rendimiento mejorará.

Fuentes:

Meditation Mojo

Spire